La Ciudad

Turismo

Comercios
Industrias
Profesionales
Clasificados
Contáctenos
Novedades
Club Social y Deportivo Flandria

El Estadio Carlos V del Club Social y Deportivo Flandria
Nombre del Estadio: Carlos V
Dirección: San Martín, entre Fray Manuel de Torres y Julio Steverlynck
Fecha de inauguración: 9 de Julio de 1960
Primer Partido: Flandria 1- 4 Deportivo Español
Capacidad: 3.000 personas
Sectores: Popular local, popular visitante y platea
Tribuna local: Lleva el nombre de Pedro de Mendoza, fundador de la Ciudad Buenos Aires y primer gobernador del Río de la Plata. Desde muy joven sirvió al rey Carlos V.
Tribuna visitante: Se llama Diego de Luján. Capitán de la primera expedición de Pedro de Mendoza, que murió a orillas del río que hoy lleva su nombre.
El Club Social y Deportivo Flandria

Si queremos buscarle un principio a nuestras raíces podemos empezar a revivir desde comienzos de los años veinte. En ese entonces la firma Stablissements Steverlynck exportaba telas hacia la Argentina desde sus fábricas de Bélgica. Hasta que en 1923 el gobierno argentino, les puso altos impuestos a los productos importados, para favorecer a la producción interna y la introducción de maquinarias al país. Fue por eso que a la empresa belga, no le quedó otro remedio que abrir una filial en el país. Para ello, la familia Steverlynck mandó a Julio, uno de sus hijos, para que se hiciera cargo del nuevo emprendimiento.

El joven entusiasta llegó al país en 1924 y fundó en Valentín Alsina la Algodonera Sudamericana Flandria S.A. que más tarde se llamaría Algodonera Flandria S.A.

Pero luego de esta primera escala en el país, Julio se decidió trasladar la empresa a un lugar menos urbanizado que le permitiese llevar a cabo su idea de crear una fábrica con vida social propia. En su búsqueda, Steverlynck tuvo en cuenta el dato de la existencia de unas viejas instalaciones harineras a pocos kilómetros de la Basílica de Luján, a orillas del río, donde también había funcionado una empresa textil, y para no dejar nada al azar decidió ir a ver en persona a aquel lugar. Una vez allí, se encontró con un inmenso descampado con dos ferrocarriles, rutas cercanas, abundante agua y una futura fuente de energía hidráulica en el río, donde se hallaba un viejo molino que años atrás había pertenecido a la familia Jáuregui. Enseguida comprendió que ese era el lugar ideal para darle vida a su proyecto.

En un principio se instaló en el molino, que ya poseía infraestructura motriz. Y a partir de ese momento comenzó con su increíble obra, que no fue una simple fábrica, sino que además supo crear una “comunidad modelo” aislada de las áreas urbanas. Por eso hacemos hincapié en que no es casual que hoy vivamos en un pueblo aislado del ruido y del desorden, y que cada vez que salgamos de Jáuregui, lo queramos aún más. Pero no nos desviemos de la historia.


En su fábrica, Don Julio, le dio trabajo a una gran cantidad de inmigrantes, en su mayoría italianos y españoles, que escapaban de la Guerra. Y a base de buenos sueldos y reconociendo una serie de derechos sociales, como las ocho horas diarias, el salario familiar o la licencia por casamiento, fue moldeando a gusto a “su pueblo”. Nuestro pueblo.

Con la fábrica ya instalada, unos años después, se comenzaron a lotear los predios de los alrededores de la Algodonera, con preferencia a los obreros a los cuales se les otorgaban créditos a largo plazo para la construcción de sus viviendas, sin ninguna clase de interés.

Al mismo tiempo que se iban levantando las primeras casas, fue plantando árboles en toda la Villa, los cuales le dieron más vida y color al lugar.

Con el fin de fomentar el deporte y el trabajo en equipo, Don Julio les dio el visto bueno a los trabajadores de la Algodonera, para que jugaran al fútbol en sus ratos libres, en la cancha que habían armado en el sector de hilandería. Con una bandera amarilla y negra como símbolo, los empleados formaron un equipo y disputaron sus primeros partidos contra el club Jáuregui Juniors.

Al compás de la fábrica, el pueblo también avanzaba año a año: Se inauguró la primera iglesia, la Cooperativa Obrera de Consumos, la biblioteca, el Colegio San Luís Gonzaga, el Club Ciclista "El Pedal", la Banda Rerum Novarum, el Conjunto Teatral Rerum Novarum y, en 1939, el Club Náutico “El Timón”.

Donde hoy funciona el colegio Inmaculada Concepción, y en aquel entonces se encontraba la estancia “La Pebeta”, en 1940 se inauguró el campo de deportes “el Chano”. En esos años los empleados de la fábrica empezaron a usar esa cancha para practicar fútbol. Y unos meses después formaron un equipo al cual, por razones lógicas, llamaron FLANDRIA, y comenzaron a participar en el torneo de la Liga Lujanense.

Con los fines de fomentar práctica de deportes entre el personal de la algodonera y sus familiares, al año siguiente nació la idea de fundar un club.

El 9 de febrero a las 10.30 de la mañana varios vecinos de Villa Flandria se reunieron en el salón Rerum Novarum para darle forma al proyecto. El primero en tomar la palabra fue el señor Armando Galcerán “para explicar los fines de dicha entidad, cuyos puntos principales se resumen en ofrecerle a la población una institución popular que agrupe a sus familias para desarrollar la vida social mediante actividades culturales y la practica de deportes", según quedó asentado en el Libro de Actas Nº 1.

Casi dos meses más tarde se presentaron los estatutos que deberían regular los derechos de los socios así como el compañerismo y espíritu de unión. Luego de esta reunión quedó conformada la primera comisión directiva del CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO FLANDRIA, entre los que se destacaban José Delesie, como presidente, Alberto Echart, como secretario y Alberto Perazo como tesorero.

En sus primeros años de vida, el equipo de fútbol del club participó en el torneo de la liga que se jugaba en el estadio Municipal. En su primera participación se quedó con el título de la división de reserva. Y al año siguiente, tras mantener un invicto de 14 fechas se consagró campeón de primera. Pero ante la negativa de las autoridades del certamen de poder hacer de local en su estadio, en 1946, Flandria se retiró de la Liga, y los dirigentes Echar, Galcerán y Delessie comenzaron a gestionar la afiliación del club a la A.F.A.

Con todo acordado en los escritorios, el 18 de mayo de 1947 Flandria jugó su primer partido oficial en la 3º división de ascenso (hoy Primera “C”), en la cancha de Almagro, frente a Alumni de Villa Urquiza. En aquel partido que el equipo villaflandrino ganó por 5 a 3, Titín Caricato se convirtió en el primer jugador en marcar un gol oficial con la camiseta amarilla y negra, con un potente disparo desde 25 metros, cuando apenas iban 10 minutos de juego. Folgueira en dos oportunidades, Brando y Cabral sellaron el marcador para Flandria.

Por Pablo Laurelli para el sitio web oficial del Club Flandria 

 
Datos del Club Social y Deportivo Flandria
  Club Social y Deportivo Flandria
Sede: Avda. España 275. Estadio Carlos V: San Martín, entre Fray Manuel de Torres y Julio Steverlynck. Jáuregui
Teléfono: (02323) 487020. (02323) 430300
El Club Fandria, milita actualmente y participa en el campeonato de Ascenso de Fútbol AFA en Primera División B 

Sitio Web Oficial de Flandria
Enviar Mail al Club Flandria
Imprimir

Agregar a favoritos Inicio

Suscribirse a News de Luján
 Enviar un mail a LujánArgentina Publicidad
LujánArgentina. Sitio Web de la Ciudad de Luján Buenos Aires Argentina
LujánArgentina ha sido declarado de Interés Municipal por el HCD de la Ciudad de Luján mediante Resolución Nº 203/2000
E Mail:
info@lujanargentina.com Internet:www.lujanargentina.com y www.lujanargentina.com.ar
Copyright LujánArgentina Todos los Derechos Reservados - Año de Inicio 1999